Humanizar la forma como trabajamos con ayuda de la Comunicación Noviolenta

Me entristece un poco cuando escucho a personas que trabajan en empresas donde parece que su ser esencialmente humano no puede desplegarse o mostrarse con autenticidad y empatía. Parece ser que asociamos ciertas profesiones e industrias con un tipo de comunicación que no incluye lo que sentimos o la misma empatía.


Y sí, en el día a día necesitamos resolver, concluir, ser eficientes, pero se nos va olvidando que detrás de una mente eficiente o un "buen" profesional" hay una persona. Esta forma de trabajar nos deja con un hemisferio izquierdo hiperactivo y un hemisferio derecho que se va durmiendo y desconectando. Nuestras conversaciones y formas de relacionarnos con los demás se vuelven funcionales y dejamos de lado lo relacional y la calidez del hemisferio derecho. Maltratamos, alzamos la voz, no escuchamos, hablamos encima del otro, criticamos, juzgamos, etiquetamos, culpamos, sostenemos dinámicas de poder nocivas y que terminan desgastándonos y enfermándonos. ¿Podemos sostener un mundo donde ese es el diario vivir de la mayoría de lugares donde se generan recursos e ideas que afectan al mundo?


Es importante mantener el balance entre nuestra parte lineal y funcional y nuestra parte creativa, asociativa y empática. Necesitamos vivir de manera más integral siendo quienes somos: un ser que piensa, siente, tiene motivaciones y sueños a cada aspecto de nuestra vida.Poder traer la consciencia e intencionalidad a nuestras conversaciones e interacciones con las personas, vivir con intención, sentido y propósito. Pero, ¿Cómo humanizar más nuestras formas de trabajar? Acá algunas ideas para poder empezar:


  • Tener un espacio y tiempo diario para conectar con nosotros mismos, para preguntarnos cómo estamos, cómo nos sentimos, qué queremos, qué es importante y conectar con posibles acciones para acercarnos a aquello que valoramos. Esto puede hacerse en menos de 5 minutos.

  • Notar el cuerpo mientras trabajamos e interactuamos, notar nuestras sensaciones corporales, nombrar para nosotros mismos como nos sentimos. Puede ser que en una reunión nos duela la panza al escuchar algo, que nos sintamos emocionados o enojados, notarlo y nombrarlo mentalmente: "me duele un poco la boca del estómago, me siento contenta, me siento irritada". Esto se puede hacer cada vez que te acuerdes o tengas una emoción/sensación que llame tu atención.

  • Recordar respirar conscientemente, mientras escribo este párrafo lo estoy haciendo, paro un poco, miro al frente y respiro profundo, continuo. Al principio, tal vez necesites poner una alarma 3 veces al día para acordarte, con el tiempo vendrá orgánicamente.

  • Cuando leas el mail de una persona o estés escuchando a un compañero de trabajo, toma consciencia de sus palabras, escucha activamente, nota si estás distraído o atento, nota que sientes cuando escuchas o lees a la persona, activa tu empatía, activa tu curiosidad, imagina que es ver la vida desde esa persona. Puedes elegir una sola persona para practicar esta forma de escucha o cada vez que recuerdes o lo necesites... especialmente si te sientes estimulado, confuso o molesto.

En Comunicación Plena acompañamos y asesoramos organizaciones en construir culturas corporativas basadas en valores, diálogo, compasión, eficiencia y responsabilidad social desde las relaciones y conversaciones. Creemos profundamente que entre más humana una empresa, más eficiente y conectada a su razón de ser es.


Claudia Sánchez

Facilitadora de Comunicación Plena y Noviolenta

Comunicación Plena

comunicaccionplena@gmail.com

+573196500685



11 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Carl Rogers y la Comunicación No-Violenta

Desde hace un tiempo, tengo fascinación por el trabajo e investigación del psicólogo y psicoterapeuta Carl Rogers. Cuando empecé a leer su libro: El proceso de convertirse en persona, experimente un n